Las estrellas del rock que empezaron tocando con los amigos en el garaje de una casa (imagen hollywoodiense donde las haya) son hoy los youtubers multimillonarios que empezaron montando vídeos frikis encerrados en sus cuartos. Y, claro, todos los adolescentes (y algunas estrellas televisivas venidas a menos) quieren ser como ellos. Por eso la última sesión del Digital & Media Forum 2016 del Clúster Audiovisual de Catalunya estaba repleta de jóvenes que querían saber cómo los ponentes habían llegado a triunfar en YouTube. Y, más allá de eso, si es posible que crear vídeos para esta plataforma sea una profesión como para vivir de ello.

LOS YOUTUBERS SON GENTE CORRIENTE

La línea que separa el aspirante a youtuber del youtuber “profesional” es muy fina. Había aspirantes incluso entre los ponentes, como Sandra Pedrosa, que está empezando en el mundillo YouTube con un canal que aún tiene pocos vídeos y 409 suscriptores. El resto, tienen canales más consolidados y todos demostraron tener el mejor activo: un gran conocimiento del medio y de los mecanismos para conseguir lo que se proponen. En general, los ocho participantes coincidían en que YouTube es una herramienta y no un fin en sí mismo. O lo que es lo mismo, son gente corriente que busca la manera de vivir dedicándose a lo que más le gusta (tecnología, deporte, eSport, humor, moda y frikismos varios). Estos fueron los participantes en la sesión:

PONENTE | SUSCRIPTORES

Eduard Esteller, Pro Android | 1.477.529
Mel Domínguez, Focusing | 213.554
Valentí Sanjuan114.766
Neus Viciana, Fetsquins | 94.269
Belena Gaynor | 26.850
Ester Molina, Shynia Murata | 15.322
Jordi Cor | 2.219

POR DÓNDE LLEGA EL DINERO

En España, YouTube tiene un CPM bastante bajo. Se paga 1 dólar por cada mil reproducciones, frente a los 3,72 dólares de Estados Unidos o los 4,77 de Noruega, según SEO Artículo. Eso significa que o eres ElRubius o difícilmente puedes vivir de los ingresos que te proporciona la plataforma. Así que es necesario buscar otras maneras de ganar dinero. Una vía para crecer como youtuber es asociarte con una Multichannels Network (MCN), una agencia que busca eventos, patrocinios y otros acuerdos comerciales para sus estrellas de Internet (o aspirantes).

Entre los ponentes, hubo discrepancia entre la conveniencia o no de llegar a acuerdos con networks. Neus Viciana forma parte activa de una y asegura que hacen las cosas bien. Tienen diferentes áreas temáticas con talent managers y cuidan a sus youtubers, ya que no admiten más de los que pueden gestionar. Para Ester Molina, la experiencia con networks ha sido diferente: “He estado en dos y en las dos he acabado mal”. Algunos youtubers se quejan de que las networks cobran cuotas a muchos para invertir sólo en los 10 que más éxito tienen. “Yo soy mi network”, dice Belena Gaynor.

Al final, el funcionamiento básico no ha cambiado mucho: necesitas marcas interesadas en pagar por un contenido que va a llegar a mucha gente, en concreto a su público objetivo. Lo que sí es diferente es el tipo de contenido que convence a las marcas. La publicidad convencional, el anuncio, ya no sirve. Estas son algunas de las vías que nombraron los ponentes del Digital & Media Forum:

  • Branded content
  • Product placement
  • Merchandising
  • Acuerdos comerciales
  • Publicar un libro

Se supone que una network gestiona este tipo de acuerdos para sus youtubers, pero esto es como una agencia de modelos o actores, no pueden garantizar el éxito a todos. En YouTube se pueden encontrar varios vídeos que tratan sobre pros y contras (en general, más contras que pros) de formar parte de una network.

LOS CONSEJOS DE LOS EXPERTOS

En una sesión con famosos y fans no podía faltar la sección de consejos para los que quieren triunfar en su mundo. Esto es lo que dijeron, si os fijáis no difiere mucho de lo que decían las estrellas del pop en la academia de Operación Triunfo.
  • Naturalidad. Hay que ser uno mismo, la gente quiere historias reales. “Haz lo que hacías de pequeño, lo que se te da bien”, decían. Neus Viciana explicó que al principio intentaba imitar a otras youtubers de moda que a ella le gustaban. “No funcionó. Hasta que dejé de imitar y fui yo misma”.
  • Es importante la cantidad y la calidad. Eduard Esteller, Pro Android, tiene un canal tan consolidado que puede permitirse unas semanas sin publicar, pero remarcó que es muy necesario alimentar continuamente el canal para crecer. Mel Domínguez lo redondeó: “La gente exige cada vez más calidad”.
  • Regularidad y paciencia. Se necesitan entre 18 y 24 meses para construir un buen canal de YouTube.
  • Respetar al público. Hay que contestar los comentarios. “Hasta un ‘jajaja’, yo lo contesto todo”, dice Belena.
No menos interesantes fueron sus hipótesis sobre el futuro de la plataforma. Los jóvenes de hoy están preparados para el cambio, todos los ponentes eran conscientes de que quizá YouTube no sea para siempre. Saben qué pasa en el mundo de Internet y están dispuestos a adaptarse a lo que venga: vídeos 360º, realidad virtual, Facebook (si implementa la monetización). “Los creadores irán donde esté el dinero”, aseguró Jordi Cor. En fin, que saben lo que se hacen y las empresas deberían tenerles más en cuenta.